Benito Ángeles, Masalles, CODUE y Claudio Caamaño proponen a Román Jáquez para presidir JCE

Los obispos auxiliar de Santo Domingo y rector de la universidad Católica de Santo Domingo, Monseñor Benito Ángeles y el obispo de la Diócesis de Bani, Monseñor Víctor Masalle, así como la Confederación Dominicana de Unidad Evangélica (CODUE), propusieron ayer, por separado, a Román Jáquez Liranzo para presidente de la Junta Central Electoral en el marco del proceso de selección de los nuevos miembros que lleva a cabo el Senado de la República.

El también rector de la Universidad Católica de Santo Domingo, en su carta dirgida al presidente del Senado, Eduardo Estrella y a la Comisión, resalta que Jáquez Liranzo “cumple con todos los requisitos del perfil imprescindible para esta importante y valiosa posición de este órgano constitucional”.

De su lado, en su carta de ponderación a Jáquez, Masalle señala que “aportaría al país un presidente con la independencia requerida y apego a la Constitución. Resalta además la experiencia de Jáquez en la administración de procesos electorales y su hoja de servicio apegada a la ética.

El Codue pondera a Jáquez por su trayectoria profesional y su gestión como presidente del TSE y afirma que tiene el perfil para “rescatar la confianza, credibilidad de la JCE”. Sostiene además que ante la opinión pública cuenta con la legitimidad de árbitro imparcial para administrar los venideros procesos electorales.

Hasta el momento el presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE) no ha expresado públicamente si aspira o no a presidir la JCE.

El presidente de la Comisión Especial del Senado de la República para la Designación de los Miembros de la JCE, Ricardo de los Santos (Sánchez Ramírez), informó que hasta el momento se han recibido diez inscripciones de aspirantes, de las cuales, dos han sido presenciales, y ocho virtuales.

El representante de la provincia Sánchez Ramírez reiteró que la Comisión da plena garantía de un proceso totalmente transparente, “tanto así, que el proceso de evaluación se hará de manera pública”.

En ese mismo orden se expresó en su columna en el periódico El Día, el dirigente político Claudio Caamaño Vélez:

A continuación lo escrito por Caamaño

No creo que haya necesidad de defender al magistrado Román Jáquez Liranzo, presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE). Su hoja de vida es un testimonio de integridad. Pero quedarme callado ante acusaciones inmerecidas, sería una complicidad con sus detractores. ¡Dios me libre de eso!

Al magistrado Jáquez le considero un amigo, pero sobre todo le considero un hombre justo y valiente.

Me ha tocado postular ante él, algunos casos con ganancia de causa, en otros no; pero en todos debo reconocer su imparcialidad. Puedo llegar a diferir de su criterio, pero jamás a levantarle calumnias por no ser complaciente conmigo.

El PLD no le perdona que no cediera ante sus presiones. Tan habituados estaban a tener jueces sumisos y genuflexos, que ven la decencia como una afrenta imperdonable.
Ministros le llamaron hostigantemente, desde el Senado le amenazaron con un juicio político, e incluso lo despojaron de su seguridad en medio de la calle. Todo esto para que decidiera un caso a conveniencia de los intereses del todo poderoso Danilo Medina. Pero se equivocaron de juez.

Ahora le acusan de “hacerle cara bonita al PRM” para que lo designen en la Junta Central Electoral, cuando incluso recientemente el TSE emitió una sentencia contraria a los intereses del PRM, favoreciendo al Partido Cívico Renovador (aliado al PLD) con una diputación nacional.

El magistrado Jáquez Liranzo implica un antes y un después en el TSE. Es un ser humano y un profesional que dignificaría cualquier entidad donde esté. Lo que no podemos es privarnos de sus servicios por las infamias de quienes tanto daño le han hecho a este país.

Te perdiste de

A %d blogueros les gusta esto: